Personajes de 25 de Mayo

Album
Descargar Monografía

Moisés Curiel

Liborio Luna

Juan Isidro Quesadas

Biografías de los personajes
Moisés Curiel

Don Moisés tuvo una actuación de casi 50 años en nuestro medio gravitando por su inteligencia, su incansable actividad, su ponderable criterio y sus virtudes en el desenvolvimiento cultural, social, edilicio y económico de 25 de Mayo. Español de origen, muy joven se radicó en esta ciudad, dedicándose al comercio. Llevado por su espíritu inquieto y emprendedor, el 1ro de enero de 1896, fundó “El imparcial”, primer órgano periodístico que logró afianzarse en la localidad. Ejerció su dirección con encomiable capacidad y sana orientación, hasta 1920, fecha en que la dejó en manos de su hijo Juan Carlos. El señor Moisés Curiel, es el autor del primer y único trabajo de importancia hasta nuestros días, que se refiera a la vida veinticinqueña, dicho trabajo es el libro denominado “Guía de 25 de Mayo”. Esta edición se halla totalmente agotado, ya que su publicación tuvo lugar en el año 1898. A través de sus 239 pág., puede persibirse el gran sentido periodístico con que fue encarada esta obra. El señor Curiel, realizó como periodista obra fecunda, y como elemento social, desarrollo una acción tan valiosa como digna de encomio, vinculando su nombre a la fundación y desenvolvimiento de la Sociedad Española de S.M; del Hospital de Caridad y del club social. Su deceso se produjo a los 63 años, el 28 de Diciembre de 1923, constemando a la población, que veía en don Moisés Curiel, a una de sus figuras más queridas y prestigiosas.

Liborio Luna

Don Liborio Luna : Nacido en San Luis, el año 1847. Radicóse en 25 de Mayo, el año 1871.Falleció el 21 de Junio de 1920 en la capital federal. Como en justo homenaje a este ilustre ciudadano, reproducimos los fundamentos del proyecto de ordenanza, presentado al H.C.Deliberante, en el año 1933 por el Concejal Sr. Juan Alberto Caro, que con esa misma fecha, fue convertido en Ley. FUNDAMENTO -Es acto de estricta justicia, honrar la memoria de los ciudadanos, cuando estos han puesto su inteligencia y su corazón en pro de la grandeza de los pueblos, tributar homenaje a Tales hombres.25 de Mayo no escapa a la excepción. Tiene una deuda de gratitud (no salda aún), pese al tiempo transcurrido con la memoria de un ciudadano figura patriarcal de aquél entonces, que hoy, a través de los años se embellece y agiganta (el cual hizo mucha obra efectiva por el bien del progreso local) en época en que la función de un cargo publico, debía luchar y abrirse paso contra las vicisitudes propias del desenvolvimiento social y político de esos momentos- y que llego a convertirse en un símbolo viviente para sus contemporáneos, por gravitación de su moral acrisolada y ejemplar y su espíritu altruista y de progreso.- Me refiero al que en vida se llamó Liborio Luna. “Este ciudadano austero dedico la mayor parte de su vida, sus energías y sus fortunas al servicio de este partido, y en muchas oportunidades al servicio de la Nación. Pues entre su copiosa obra figura en lugar destacado, el interés que siempre se tomo por la agricultura, escribiendo muy interesantes artículos, que tuvieron cabida en las columnas de “La Nación”, artículos algunos de ellos, de tanta importancia, que llegaron a ser impresos por cuentas de casas de comercio de la Capital Federal, para ser repartidos como propagandas de una teoría científica.

Juan Isidro Quesadas

Juan Isidro Quesadas: El 28 de octubre de 1836, salió del Parque de Artillería de Buenos Aires, enviado por Rosas, el Coronel Isidro Quesadas con un Escuadrón del Regimiento de Dragones. Nro. 1, un piquete de Artillería con una pieza y un piquete de milicias patricias de campaña, con destino al punto de Las Mulitas, donde a acampó en los primero días de noviembre, encontrando allí, a la vera de la laguna, tres potreros con sus zanjas semiborradas, y un rancho, que habían pertenecido a la invernada de Fuerte Mayo, de Cruz de Guerra. Quesada hizo profundizar con dos ingleses de la zona, las zanjas de los potreros, levantó ranchos para los oficiales y tropas, las que al poco tiempo fueron reforzadas con un segundo Escuadrón de Dragones de 53 hombres, completando un total de 183 hombres y el campamento, que ya en 1837 contaba con 30 mujeres y 13 niños, pronto se transformó en el Cantón Militar de las Mulitas.

Autores

Autores: Carolina Dilario, Guillermina Naito, Fernando Davel © 2000